Ansiedad

¿Qué es la Ansiedad?

La ansiedad es una emoción normal que se experimenta en situaciones en las que el sujeto se siente conminado por un riesgo externo o bien interno.

Habría que distinguir entre temor (el sujeto conoce el objeto externo y acotado que le amenaza y se prepara para contestar) y ansiedad (el sujeto ignora el objeto, siendo la amenaza interna y existiendo una complejidad en la preparación de la contestación).

La ansiedad es anormal cuando es desmedida y demasiado prolongada para el estímulo desencadenante.

En contraste a la ansiedad parcialmente leve y transitoria ocasionada por un acontecimiento agobiante, los trastornos de ansiedad duran cuando menos 6 meses y pueden empeorar si no se tratan.

Síntomas

Existen diferentes cuadros clínicos en los que la ansiedad es el síntoma fundamental:

  • Trastorno por crisis de sofocación, en el que la ansiedad se presenta de forma episódica como palpitaciones, sensación de ahogo, inestabilidad, temblores o bien temor a morirse.
  • Trastorno de ansiedad extendida, con un estado permanente de sofocación.
  • Trastorno fóbico, con temores concretos o bien inespecíficos.
  • Trastorno obsesivo-apremiante, con ideas intrusivas y desapacibles que pueden acompañarse de actos rituales que reducen la sofocación de la obsesión (lavarse muy frecuentemente por temor a contagiarse, revisar las puertas o bien los enchufes, dudas continuas).
  • Reacciones de agobio agudo o bien postraumático.
  • Trastornos de adaptación a situaciones vitales desfavorables.

ansiedad

¿Cuáles son los trastornos de ansiedad más usuales?

Una cautelosa evaluación deja identificar los diferentes géneros de trastornos y de este modo poder aplicar con más precisión los tratamientos convenientes para cada uno de ellos de ellos, si bien no es inusual que ciertos tipos coincidan en un mismo paciente.

Esta clasificación asimismo facilita las labores enseñantes y de investigación interprofesionales y de información a los enfermos. Ciertos primordiales trastornos de ansiedad son los siguientes:

Trastorno de ansiedad extendida

Estas personas son “sufridoras”, o sea, se preocupan por muchas cosas (por servirnos de un ejemplo, la economía familiar, el trabajo, la familia, la salud, etcétera) a lo largo de la mayoría del día y a lo largo de muchos meses.

Además de esto, estas preocupaciones van acompañadas de otros síntomas físicos, como sentirse inquieto o bien impaciente, con tensión muscular, con inconvenientes para dormir, incapacidad para relajarse, no poderse concentrar, con mucha fatiga o bien sentirse normalmente irritables.

Trastorno obsesivo-apremiante

Estas personas tienen pensamientos o bien ideas recurrentes y persistentes que temen (obsesiones) y efectúan comportamientos repetitivos o bien rituales con el intento de supervisar el temor (compulsionescompulsiones). Estos comportamientos pueden llegar a limitar en buena medida la actividad diaria de la persona que los padece.

Por poner un ejemplo, estas personas pueden estar ofuscadas con la suciedad y lavarse las manos reiteradamente, o bien tener temor de un ladrón y revisar reiteradamente si la puerta de casa está cerrada. Otros rituales pueden ser la necesidad de repasar cosas reiteradamente, tocar objetos o bien contar.

Las personas con un trastorno obsesivo-apremiante asimismo pueden preocuparse por el orden y la simetría, o bien tener contrariedades para deshacerse de cosas (acumulación de objetos). Si bien la mayor parte de personas con esta enfermedad se sorprenden frente a lo que les pasa, posiblemente ciertos adultos y la mayor parte de pequeños no sean conscientes.

Fobia concreta

Estas personas tienen un temor intenso y persistente ante (o bien de forma adelantada) ciertos objetos o bien situaciones “específicas”. Ciertos ejemplos son volar en aeroplano, ver sangre, ciertos animales, etcétera

Fobia social

Estas personas tienen un temor intenso y persistente cuando se hallan ante otras personas en tanto que temen quedar de una manera degradante o bien vergonzosa ante ellas.

Las personas con este trastorno perciben que la gente los juzgará de manera negativa y habitualmente tienen la sensación de ser inferiores, diferentes o bien inadmisibles.

En muchas ocasiones se preocupan por síntomas como sonrojarse, sudar o bien tremer ante el resto. En ciertas personas este temor se da en situaciones específicas (por servirnos de un ejemplo, charlar públicamente o bien comer públicamente) y en otras en la mayor parte de relaciones sociales.

Crisis de angustia/ataques de pavor

Una crisis de sofocación o bien acceso de pánico es un episodio repentino de temor intensísimo que se acompaña en general de síntomas físicos (por poner un ejemplo taquicardia, palpitaciones, escalofríos, sensación de ahogo, mareo, temblores, etcétera) y pensamientos negativos sobre estos síntomas (por servirnos de un ejemplo, temor a padecer un infarto, temor a perder el control, temor a volverse desquiciado, temor a desmayarse, temor a fallecer).

En una crisis de sofocación estos síntomas son muy “rápidos”, llegan al límite de intensidad en unos minutos y duran en general menos de una hora.

Ciertas personas, tras padecer una crisis de sofocación, acostumbran a estar preocupadísimas y aprecian mucha inseguridad. Cuando alguien tiene crisis de sofocación de forma repetida afirmamos que tiene un trastorno de sofocación o bien de pavor.

Agorafobia

Estas personas tienen temor a estar en ciertos espacios o bien situaciones, por el hecho de que perciben que puede ser bastante difícil escapar de ahí o bien percibir ayuda si tienen una crisis de sofocación. Es decir, la persona tiene “miedo de tener miedo”.

Ciertos ejemplos de estos espacios o bien situaciones temidas son: las multitudes de gente, determinadas tiendas, los trenes, los túneles, cruzar puentes, los elevadores, etcétera.

Ciertos pacientes solo poden efectuar estas actividades si van acompañadas de una persona de confianza. La mayor parte de veces, el trastorno de sofocación y la agorafobia se dan juntas.

Trastorno por agobio postraumático

Este trastorno de ansiedad puede aparecer tras un evento que es vivido con temor intensísimo, habitualmente ligado a padecer daños físicos graves o bien frente a la amenaza a la vida de uno mismo o bien de otros (por poner un ejemplo, es común en combatientes de guerra, agresiones, etcétera.

Estas personas se pueden atemorizar con sencillez, paralizarse en el campo cariñoso, perder interés para gozar, sentirse más irritables o bien beligerantes y eludir situaciones que les recuerden el accidente original.

Además de esto, frecuentemente reviven el acontencimiento traumático en sus pensamientos a lo largo del día y tienen pesadillas al dormir

Causas de la ansiedad

Las causas esenciales son los factores genéticos, existiendo una predisposición al trastorno, si bien se ignora su contribución precisa y el género de educación en la niñez y la personalidad, presentando mayor peligro aquellas personas con complejidad para encarar los sucesos agobiantes.

Entre los factores precipitantes de la enfermedad estarían los sucesos agobiantes, particularmente las contrariedades en las relaciones interpersonales, las enfermedades físicas y los inconvenientes laborales.

¿De qué manera evoluciona?

Los trastornos de ansiedad pueden hacerse crónicos si persisten los sucesos agobiantes que los han provocado o bien se sostienen estilos de pensamiento que causan un miedo a la presentación de los síntomas, creándose un círculo vicioso entre la ansiedad y el miedo a presentarla.

Por lo general, el curso es crónico con fluctuaciones y, particularmente, en el trastorno de ansiedad extendida, trastorno obsesivo-apremiante y trastorno fóbico de comienzo en la niñez, el curso es en especial fluctuante. Sin tratamiento, el ochenta por ciento prosiguen presentando síntomas 3 años tras el comienzo.

Si la ansiedad es crónica, pueden presentarse habitualmente estados de depresión acompañantes. Con tratamiento, un cincuenta por ciento no vuelve a presentar crisis de sofocación.

Trastornos de ansiedad: la psicoterapia como tratamiento eficiente

Todos sentimos ansiedad y agobio algunas veces. Hay situaciones que acostumbran a despertar sentimientos de ansiedad como, por poner un ejemplo, cumplir plazos de entrega ajustados, obligaciones sociales esenciales o bien conducir con mucho tránsito.

Esta ansiedad leve puede asistir a sostenerlo alarma y concentrado para enfrentarse a situaciones amenazadoras o bien bastante difíciles.

Mas las personas que sienten miedo extremo y preocupaciones que perviven pueden estar lidiando con trastornos de ansiedad. La frecuencia y también intensidad de esta clase de ansiedad es de manera frecuente desgastante y también interfiere con actividades cada día.

No obstante, con un tratamiento conveniente y eficiente, las personas que tienen trastornos de ansiedad pueden llevar vidas normales.

Siempre con profesionales cualificados con estudios en Psicología.

ansiedad

Clases de trastornos de ansiedad

Hay múltiples tipos primordiales de trastornos de ansiedad. Cada uno de ellos tiene peculiaridades particulares.

Las personas con trastornos de ansiedad extendidos tienen temores o bien preocupaciones recurrentes como, por servirnos de un ejemplo, la salud o bien la coyuntura económica, y frecuentemente tienen una sensación incesante de que algo malo está por acontecer.

La causa de estos sentimientos intensos de ansiedad puede ser bastante difícil de identificar. No obstante, los miedos y preocupaciones son muy reales y también impiden en muchas ocasiones que las personas se concentren en sus labores cada día.

El trastorno de pavor implica sentimientos repentinos, intensos y no provocados de terror y pánico. Generalmente, las personas que tienen este trastorno desarrollan mucho temor con respecto a en qué momento y de qué manera se generará su próximo acceso de pánico, y en consecuencia de manera frecuente limitan sus actividades.

Un trastorno relacionado incluye fobias, o bien temores intensos, respecto a ciertos objetos o bien situaciones. Las fobias concretas pueden incluir situaciones como encontrarse con ciertos animales o bien volar en aeroplano, al tiempo que las fobias sociales incluyen temor en relación con ambientes sociales o bien lugares públicos.

El trastorno obsesivo-apremiante se identifica por sentimientos o bien pensamientos persistentes, incontrolables y no deseados (obsesiones) y rutinas o bien rituales que efectúan las personas para intentar eludir o bien para liberarse de estos pensamientos (compulsiones).

Ejemplos de compulsiones comunes incluyen lavarse las manos o bien adecentar la casa en demasía por miedo a los gérmenes, o bien contrastar algo una y otra vez para advertir fallos.

Algunas personas que tienen graves traumas físicos o bien sensibles, como por servirnos de un ejemplo, los producidos por un desastre natural o bien un accidente o bien delito grave pueden probar un trastorno de agobio postraumático.

Los pensamientos, sentimientos y patrones de conducta se ven con seriedad perjudicados por recuerdos de estos acontencimientos, en ocasiones a lo largo de meses o bien aun años tras la experiencia traumática.

Los síntomas como el miedo extremo, falta de aire, taquicardia, insomnio, nauseas, temblores y mareos son comunes en estos trastornos de ansiedad.

Si bien pueden generarse en cualquier instante, los trastornos de ansiedad brotan frecuentemente en la adolescencia o bien en el comienzo de la adultez.

Existen algunas patentizas de que los trastornos de ansiedad son hereditarios. Supuestamente, los genes, como las primeras experiencias de aprendizaje en las familias, hacen que ciertas personas sean más propensas que otras a sufrir estos trastornos.

¿Por qué razón es esencial buscar tratamiento para estos trastornos?

Si no se tratan, los trastornos de ansiedad pueden tener graves consecuencias. Por poner un ejemplo, ciertas personas que tienen accesos de pánico recurrentes evitan a toda costa ponerse en situaciones que temen podrían provocar un ataque.

Esta conducta evasiva puede causar problemas si está en enfrentamiento con requisitos del trabajo, obligaciones familiares o bien otras actividades básicas de la vida diaria.

Bastantes personas que tienen trastornos de ansiedad no tratados son propensas a otros trastornos psicológicos, como depresión, y tienen una mayor tendencia al abuso de alcohol y otras drogas.

Sus relaciones con familiares, amigos y colegas pueden volverse muy tirantes y su desempeño laboral puede decaer.

¿Hay tratamientos eficientes para los trastornos de ansiedad?

Evidentemente. La mayor parte de los casos de trastornos de ansiedad pueden ser tratados satisfactoriamente por profesionales de la salud y la salud mental adecuadamente capacitados.

Múltiples investigaciones han probado que tanto la terapia de conducta como la terapia cognitiva y de conducta (CBT) pueden ser realmente eficientes para tratar los trastornos de ansiedad.

Los psicólogos utilizan la CBT para asistir a los pacientes a identificar y aprender a supervisar los factores que contribuyen a su ansiedad.

La terapia de conducta implica utilizar técnicas para reducir o bien detener las conductas no deseadas asociadas con estos trastornos.

Por poner un ejemplo, una táctica implica tratar a los pacientes con técnicas de relajación y respiración profunda para contrarrestar la agitación y la hiperventilación (respiración veloz y superficial) que acompañan a ciertos trastornos de ansiedad.

ansiedad
ansiedad

Por medio de la terapia cognitiva, los pacientes aprenden a comprender de qué manera sus pensamientos contribuyen a los síntomas o bien trastornos de ansiedad y de qué forma alterar aquellos patrones para reducir la probabilidad de ocurrencia y la intensidad de la reacción.

La conciencia cognitiva aumentada del paciente se combina con frecuencia con técnicas conductuales para asistir a la persona a enfrentar y permitir gradualmente situaciones de miedo en un ambiente controlado y seguro.

Juntamente con la psicoterapia, la medicación conveniente y eficiente puede desempeñar un papel esencial en el tratamiento. En los casos en que se emplea medicación, la atención de los pacientes puede ser manejada por un terapeuta en cooperación con un médico.

Es esencial que los pacientes se percaten de que ciertos medicamentos tienen efectos colaterales, que han de ser controlados atentamente por el médico que los receta.

¿De qué manera puede un terapeuta calificado asistir a una persona que tiene un trastorno de ansiedad?

Los psicólogos autorizados para ejercer están enormemente calificados para diagnosticar y tratar los trastornos de ansiedad. El adiestramiento extenso a como se sostengan los sicólogos incluye el conocimiento y empleo de una pluralidad de psicoterapias, aun CBT o bien terapia cognitiva y de conducta.

En ocasiones, los sicólogos utilizan otros métodos aparte de la psicoterapia individual. La psicoterapia en conjunto, típicamente con personas que no son relacionadas mas que tienen un trastorno de ansiedad, es una forma eficiente de proveer apoyo.

Además de esto, la psicoterapia entre familia puede asistir a los miembros de exactamente la misma a comprender la ansiedad que siente su ser querido, y aprender nuevas formas de interaccionar que no agudicen su ansiedad ni los comportamientos relacionados con la ansiedad.

Las personas que padecen de trastornos de ansiedad asimismo podrían estimar una clínica de salud mental o bien otros programas de tratamiento especializado dedicados a tratar trastornos concretos de ansiedad como pavor o bien fobias libres en su zona de vivienda.

¿Cuánto tiempo dura el tratamiento psicológico?

La enorme mayoría de las personas que sufren trastornos de ansiedad pueden reducir o bien quitar sus síntomas y retornar a una vida normal tras múltiples meses de psicoterapia apropiada.

Bastantes personas aprecian progresos en la supresión de síntomas y la restauración de su capacidad de marchar tras varias sesiones de tratamiento. Es fundamental comprender que los tratamientos para los trastornos de ansiedad no surten efecto al momento.

El paciente debe sentirse cómodo desde el comienzo con el tratamiento general propuesto y con el terapeuta con el que trabaja.

La colaboración del paciente es esencial, y debe haber una fuerte sensación de que el paciente y el terapeuta están cooperando como un equipo para solucionar el trastorno de ansiedad.

Ningún plan da buenos resultados con todos y cada uno de los pacientes. El tratamiento debe amoldarse a las necesidades del paciente y al género de trastorno, o bien trastornos, que tiene.

El terapeuta y el paciente deben trabajar juntos para valorar si el plan de tratamiento está bien dirigido. En ocasiones es preciso efectuar ajustes al plan, puesto que los pacientes responden de forma diferente al tratamiento.

No cabe duda de que múltiples géneros de trastornos de ansiedad pueden afectar gravemente la función que desempeña una persona en el trabajo y el ambiente familiar y social.

No obstante, las posibilidades de una restauración en un largo plazo para la mayor parte de las personas que procuran ayuda profesional son buenísimas.

Las personas que tienen trastornos de ansiedad pueden trabajar con un terapeuta calificado y experimentado, como un psicólogo autorizado a fin de que les asista a recobrar el control de sus sentimientos y pensamientos, y recientemente el control de sus vidas.



Psicología Transpersonal

Psicología Transpersonal

Psicología Transpersonal: Qué es y origen La Psicología Tranpersonal (asimismo famosa como orientación Transpersonal) es…

Tristeza

Tristeza

¿Qué es la tristeza? La tristeza puede concebirse como una emoción, una reacción frente a…

Depresión endógena

depresión endógena

La depresión endógena La depresión es una enfermedad que se manifiesta de forma muy diferente…

Servicios sociales

Servicios sociales 4

Los servicios sociales y La Constitución de 1978 La Constitución Española de 1978 no regulan…