Cambios psicológicos en la adolescencia

Cambios psicológicos en la adolescencia

El vocablo adolescencia proviene del verbo latino “adoleceré”, que significa crecer o llegar a la maduración. A principios de siglo, y merced a la obra de Stanley Hall, la adolescencia se convierte en tema psicológico. Cambios psicológicos en la adolescencia, la observación tradicional sobre los cambios que sufre el individuo al dejar de ser niño para convertirse en adulto se interpretaba, por la Psicología evolutiva, la Psicología experimental y por la Psicofisiología, como resultado de una profunda transformación biológica relacionada, preferentemente, con la sexualidad.

Pero el carácter global de las manifestaciones del psiquismo en dicha época y la aparición, no infrecuente, de ciertos trastornos en las esferas del pensamiento, la afectividad y la conducta han demostrado que la raíz del fenómeno es más profunda. Se considera y admite que la adolescencia equivale a un nuevo nacimiento.

Tan rápidos y pronunciados son los cambios, que el propio S. Hall define el periodo como de storm and stress (tormenta y tensión). En efecto, si algo caracteriza al adolescente de manera genérica y formal es su perfil crítico, pero ello no quiere decir que la adolescencia pueda considerarse como un periodo separado y aislado del resto de la vida.

Cambios psicológicos en la adolescencia

Adolescencia perdida

No obstante su aspecto crítico y la posibilidad de que durante el mismo puedan surgir auténticas crisis existenciales, la adolescencia forma parte del total proceso del desarrollo de la personalidad, y tanto influye lo que le precede como cierta es la huella que transmitirá a etapas ulteriores.

El concepto de adolescencia, ha de elaborarse pensando que no sólo se trata de cierto crecimiento físico o morfológico, sino de una decisiva etapa del desarrollo personal en su más amplio sentido.

Somáticamente, se alcanzan el perfil y los rasgos característicos del individuo adulto y la capacidad anatomofisiológica de los órganos de la reproducción.

Psíquicamente, el proceso concluye con el máximo desarrollo de la inteligencia y la transformación de los impulsos e instintos básicos que, a la vez que pierden su carácter primario y elemental, buscan su satisfacción a través de un abanico cada vez más amplio de objetos y posibilidades. Como se expone más abajo, el papel de la afectividad es decisivo en este sentido.

Cambios psicológicos en la adolescencia A la adolescencia le acompañan una serie de cambios físicos importantes que tienen repercusiones en todos los aspectos, pero también nos encontramos con cambios psicológicos (en la personalidad, en lo social) y con cambios intelectuales.

Sexualidad en la adolescencia

Abordaremos a continuación los cambios físicos y sus implicaciones educativas. Al final de los procesos de cambio que se dan en la pubertad, los cuerpos masculino y femenino se diferenciarán claramente, tanto en lo que se refiere a los caracteres sexuales primarios (órganos reproductores), cuanto en lo relativo a los caracteres sexuales secundarios (por ejemplo, vello facial, cambio de voz).

El proceso de transformación física es puesto en marcha por una serie de mecanismos hormonales que desencadenan un largo proceso de cambios que presenta un patrón diferente para chicos y chicas.

Chicos

En los chicos, la primera manifestación de los cambios es el tamaño de los testículos, seguido de un tímido surgimiento del vello púbico, crecimiento del pene y primer cambio de voz.  El vello facial y las axilas empiezan a aparecer uno o dos años después que el púbico. Viene después el conocido estirón.

Seguirá el crecimiento del vello púbico, con la producción de espermatozoides (primeras eyaculaciones espontáneas o inducidas). Aumentará la grasa en el pelo y en el rostro (acné). Continúa el vello corporal y el cuerpo del chico ya es cada vez más delgado, anguloso y musculoso.

Chicas

En las chicas, el desarrollo mamario es la primera manifestación visible de la pubertad, pero el pecho tarda una media de 4-5 años en alcanzar su tamaño definitivo. Empiezan a redondearse las caderas, aparece el primer vello púbico. El estirón de crecimiento se produce uno o dos años antes que el de los chicos. La pelvis se ensancha y aumenta la grasa corporal. El vello de las axilas aparece. La primera menstruación o monarquía aparece a los 12 años como media.

Durante el estirón, en ambos sexos se produce cierta disincronía (las piernas crecen antes que el trono, los pies y las manos son excesivamente grandes, etc.), lo cual tiene repercusiones educativas por ejemplo en la psicomotricidad gruesa, en educación física con su consiguiente dificultad para controlar los movimientos. A esto se suma el que las chicas dejen de hacer deporte durante la adolescencia, por vergüenza, por falta de coordinación corporal, etc.

Cambios físicos en la adolescencia

Estos cambios físicos tienen un importante impacto a nivel psicológico y afectan a la forma de pensar, sentir y actuar. El estatus puberal o nivel de desarrollo puberal de un chico o chica en un momento determinado, tenderá a ir asociado a ciertos rasgos psicológicos. Pueden sentir:

  • Inseguridad ante los propios cambios
  • Apatía
  • Cansancio
  • Preocupación por la propia imagen, etc.

Como medidas educativas podemos recomendar para paliar estos efectos, muchas veces incontrolables por los adolescentes son:

  • Variedad en métodos de trabajo
  • Variedad en presentación de actividades
  • Evitar la fatiga mediante descansos periódicos

Cambios psicológicos en la adolescencia 4

La Pubertad

Las chicas suelen padecer mayor irritabilidad, más estados depresivos, frecuentes sentimientos negativos respecto a su aspecto físico. Entre los chicos, en cambio, la pubertad suele relacionarse con una mejor autoimagen y un mejor estado de ánimo.

Quizá mientras que para los chicos la pubertad supone un aumento de la masa muscular y una mayor habilidad física, muy importante en el desempeño de los deportes, entre las chicas se observa un claro aumento de la grasa corporal, poco acorde con el estereotipo de belleza femenina asociado a la delgadez. No es extraño que la anorexia tenga una incidencia tan elevada entre adolescentes de género femenino, aunque va aumentando entre los chicos también.

También la monarquía puede generar algunas reacciones negativas entre los adolescentes, sobre todo entre aquellas que han sido poco informadas de este acontecimiento, y que pueden vivir su llegada con miedo o angustia. Por esto, como orientadores en colaboración con los tutores podemos preparar alguna sesión de tutoría en la que se informe a los alumnos de los cambios puberales, aunque también se deberán ver desde el punto de vista científico en Ciencias Naturales.

Síndrome de la pubertad

El momento en el que los cambios puberales llegan puede variar en función de cada adolescente, en función de la alimentación, el peso, los hábitos de vida, el nivel de estrés y el clima. La pubertad precoz suele ser más negativa en el caso de las chicas, ya que se sienten menos satisfechas con su cuerpo, tienen miedo a llamar la atención por lo que ocultan los signos visibles de su cuerpo. Sin embargo entre los chicos es positivo, ya que tienen más fuerza, mayor superioridad física.

En resumen, los cambios físicos interaccionan con los cambios psicológicos, con los intelectuales y con el contexto. Por ejemplo, con el desarrollo del pensamiento formal en el adolescente, con su capacidad para pensar sobre su propio pensamiento desarrolla cierto egocentrismo. Una consecuencia de este egocentrismo es el fenómeno de la audiencia imaginaria, el adolescente actúa como su todo el mundo estuviese pendiente de lo que hace: su forma de vestirse, de peinarse o de comportarse.

Pubertad precoz

Esto podría explicar la tendencia exhibicionista de algunos jóvenes, como el aumento de la timidez de otros. Otra manifestación de las distintas interacciones es la fábula personal que se refiere a la tendencia del adolescente a pensar que sus experiencias son únicas, y no se rigen por las mismas reglas que gobiernan la vida de las demás personas, sin que nadie haya experimentado las sensaciones que ellos están viviendo. Esta tendencia puede resultar peligrosa, ya que el adolescente puede llegar a considerarse invulnerable y asumir comportamientos de mucho riesgo en el terreno de las relaciones sexuales, la seguridad vial o los deportes.

Por ejemplo, aunque una adolescente conozca perfectamente los riesgos, puede pensar que ella no se quedará embarazada aunque no use anticonceptivos en sus relaciones sexuales. También el final de la adolescencia y el inicio de la adultez temprana llevan asociadas importantes tareas evolutivas, como terminar los estudios, buscar trabajo o iniciar una vida independiente, que suponen una importante transición evolutiva, aunque en este caso los cambios tengan más carácter social que biológico.

Respecto a los cambios psicológicos (en la personalidad, en lo socioafectivo), podemos decir que los cambios físicos que los adolescentes, muchas veces de forma abrupta experimentan, hacen que la imagen corporal tenga una importancia más destacada en esta etapa que en otras. Esta imagen corporal se relaciona de manera muy estrecha con el autoconcepto o el concepto que poseen de sí mismos. El autoconcepto de los adolescentes es muy complejo, a veces más que el de los adultos.

Autoconcepto

Es el producto resultante de las aspiraciones propias y de la imagen que devuelven los demás. Un autoconcepto y una autoestima positivos y realistas van construyendo una identidad personal estable que implica una unidad y continuidad de “mí mismo” frente a los cambios del ambiente y del crecimiento individual. Las repercusiones educativas de estos cambios son las siguientes:

  • Adecuación a los diferentes ritmos de trabajo individual
  • Propuesta de actividades conducentes al éxito
  • Ayudar a desarrollar el pensamiento formal
  • Adaptar las actividades al nivel de desarrollo intelectual

El mundo social de los adolescentes gira en tomo al vínculo con los coetáneos que desempeña dos funciones, por un lado, es una fuente de apoyo a la hora de alejarse de la familia (pandilla), y, por otro, permite compartir experiencias con otras personas que tienen los mismos problemas y una posición semejante en el mundo.

Adolescencia y familia

La relación del adolescente con su familia sólo se puede entender desde una perspectiva sistémica siendo siempre peligrosas las generalizaciones. Lo que sí podemos lanzarnos a enunciar es que en lo relativo a la familia, el adolescente va a tratar siempre de buscar su autonomía, ya que fundamentalmente a través de este sentimiento se irá construyendo y descubriendo a sí mismo. Como orientaciones educativas para este punto, podemos proponer:

  • Establecer instrucciones y normas claras
  • Organización de grupos cooperativos
  • Ofrecer modelos positivos
  • Proponer objetivos realizables
  • Distribuir responsabilidades

Los cambios intelectuales son básicamente los descritos por Piaget en su etapa de las operaciones formales. El desarrollo intelectual piagetiano de esta etapa pone el énfasis en el acceso de los adolesncetes a una nueva forma de afrontar cognitivamente las diversas tareas y contenidos que se les presentan.

Es una creciente capacidad de pensar de manera abstracta, sin la dependencia de lo concreto que se observaba en las etapas anteriores á orientación hacia la reflexión más abstracta, hacia la consideración de diversas hipótesis alternativas ante una misma situación o problema.

Tienen capacidad para poner a prueba dichas hipótesis, contrastándolas con la realidad y viendo cuáles de ellas resultan confirmarse en los hechos y cuáles no. Con estas nuevas posibilidades que les abre su progreso intelectual, los adolescentes serán capaces de hacer frente no sólo a los nuevos y cada vez más complejos y abstractos contenidos académicos (en los que las realidades concretas son la reemplazadas por proposiciones abstractas del tipo x, y, z), sino también a la reflexión sobre ellos mismos, su realidad pasada, sus planes de futuro, etc.

Autoconcepto y autoestima

Si se considera que el alumno está teniendo problemas para alcanzar el nivel del pensamiento formal abstracto debemos empezar a vincular las enseñanzas más abstractas (normalmente las matemáticas) con objetos más concretos o que sean de su interés.

Por ejemplo podemos aprender las medidas haciendo recetas de cocina, podemos entender el concepto de perímetro y aprender a calcularlo midiendo el patio de la escuela, podemos trabajar el salto de longitud desde la óptica matemática (geometría, medida, representación, etc.) coordinándonos con el departamento de educación física, etc. Los concursos y juegos de equipo en los que se compite entre grupos también pueden ser interesantes.

Sin embargo, incluso cuando se ha alcanzado el pensamiento formal no asegura el éxito absoluto, sino que habrá que apoyar este tipo de pensamiento con las siguientes orientaciones o ayudas que podemos prestar como orientadores:

  • Adecuación a los diferentes ritmos de trabajo individual
  • Propuesta de actividades conducentes al éxito (ZDP)
  • Ayudar a desarrollar el pensamiento formal a través de la enseñanza transversal de habilidades cognitivas (repaso, elaboración, organización, etc.
  • Adaptar las actividades al nivel de desarrollo intelectual de nuestros alumnos (por ejemplo los acnees con las fichas adaptadas)


Ansiedad

ansiedad

¿Qué es la Ansiedad? La ansiedad es una emoción normal que se experimenta en situaciones…

IMSERSO

IMSERSO 1

Imserso, qué es Son personas que cuidan de personas. Profesionales en dependencia, personas mayores (envejecimiento…

Método Analítico

metodo cientifico

¿Qué es el Método Analítico? El método analítico o bien procedimiento experimental-metódico es un modelo…

Habilidades sociales

Habilidades sociales 2

Las habilidades sociales Las habilidades sociales son un conjunto de hábitos (a nivel de conductas,…

Servicios sociales

Servicios sociales 3

Los servicios sociales y La Constitución de 1978 La Constitución Española de 1978 no regulan…