Depresión endógena

La depresión endógena

La depresión es una enfermedad que se manifiesta de forma muy diferente en todos y cada persona, con matices muy, muy diferentes, con lo que es realmente difícil su clasificación, mas un primer acercamiento a este tema nos deja distinguir entre depresión endógena y exógena.

La depresión endógena es la que se crea en nuestro cerebro, sin precisar que exista un factor externo y que acostumbra a depender, en la mayoría de los casos, de cambios fisiológicos en el cerebro. No obstante, la depresión exógena se genera a consecuencia de sucesos externos, como puede ser la muerte de un ser querido, una rotura de pareja o bien la pérdida de nuestro trabajo.

Causas de la depresión endógena

La depresión endógena acostumbra a tener un componente genético, con lo que, si hay una tendencia familiar cara la depresión, puede influir, mas no es un factor determinante, en tanto que entra en juego asimismo el ambiente en el que vivimos cada uno de ellos de nosotros.

Esta clase de depresión, se asocia a cambios biológicos en el cerebro, como afirmábamos, en tanto que afecta a los neurotransmisores y a la serotonina (la hormona de la dicha).

La serotonina, siempre y en toda circunstancia se asocia a la depresión, mas en el caso de la depresión exógena bajan sus niveles a consecuencia de la depresión, y en la depresión endógena los bajos niveles de serotonina son los que provocan la depresión.

Depresión endógena: cuando la infelicidad llega desde dentro

Un género de depresión cuyas causas son más internas y biológicas que ambientales y fruto del ambiente. Los trastornos del estado del ánimo y singularmente la depresión son, tras los de ansiedad, los más usuales en la práctica clínica.

Siendo un inconveniente que afecta en buena medida al bienestar psicológico y sensible y que puede resultar formidablemente inhabilitante, el estudio y clasificación de diferentes géneros de depresión es de suma importancia.

Una de las clasificaciones que se han propuesto durante la historia es la que divide en depresión endógena y reactiva, conforme su causa sea interna o bien externa.

Aunque se considera hoy que dividir la depresión en estos 2 conjuntos no es fiable puesto que los factores externos siempre y en todo momento van a afectar de una forma o bien otra.

Sí se han encontrado pruebas de que hay un género de depresión supuestamente ocasionada por elementos biológicós que tiene una agrupación de síntomas particular.

O sea, se considera cierta la presencia de depresión endógena, asimismo llamadas depresión de tipo melancólico.

depresión endógena

Depresión endógena: peculiaridades y síntomas propios

Normalmente, cuando charlamos de depresión acostumbramos a referirnos al trastorno conocido como depresión mayor. Este trastorno es caracterizado primordialmente por un estado anímico triste y deprimido, abulia y anhedonia y otros múltiples síntomas.

Estas peculiaridades son por norma general compartidas por todas y cada una de las personas deprimidas.

No obstante, la depresión endógena presenta una serie de peculiaridades propias que hacen que sea considerada un subtipo diferente. En la depresión endógena o bien melancólica los síntomas presentados por los sujetos tienden a centrarse en elementos de tipo vegetativo y anhedónico. O sea, son síntomas vinculados a la carencia de iniciativa, a la inacción.

Característica primordial de la depresión endógena

La característica primordial de esta clase de trastorno depresivo es una muy marcada anhedonia o bien falta de disfrute frente a la estimulación a nivel extendido, así como una elevada pasividad y falta de reactividad.

Aunque la anhedonia es asimismo un síntoma usual en la depresión mayor, en la depresión endógena esta es considerablemente más marcada. Estos individuos no identifican su estado anímico como triste o bien deprimido sino experimentan una sensación diferente que no son capaces de explicar completamente, sintiéndose generalmente vacíos.

Es asimismo común que presenten un cierto retraso psicomotor, en forma de enlentecimiento tanto físico como mental, y una cierta agitación interna y también irritabilidad.

Y es que los individuos con este trastorno acostumbran a sentir un elevado nivel de sofocación y culpabilidad, siendo uno de los modelos de depresión que supone un mayor peligro de suicidio. Es asimismo usual que tengan inconvenientes de sueño como despertares tempranos.

Otro elemento a tomar en consideración es que acostumbra a presentarse con un patrón estacional, siendo más usual a lo largo del invierno, y normalmente los capítulos depresivos acostumbran a repetirse de forma recurrente en mayor medida que en otras tipologías.

Además de esto, acostumbra a haber un cierto agravamiento matinal de los síntomas y el estado anímico.

Síntomas

Los síntomas de la depresión endógena son muy afines a los de cualquier género de depresión, y, por lo general, se pueden resaltar los siguientes:

  1. Cambios en los patrones de sueño. La persona que sufre este género de depresión, duerme poco, mal o bien, a veces, duerme demasiado, con lo que sus patrones de sueño están completamente perturbados.
  2. Tristeza y ansiedad. La depresión endógena se manifiesta mediante la pérdida de la ilusión por las cosas que nos agradan lo que hace que nos envuelva la tristeza. Además de esto, cualquier cosa supone un motivo de agobio y de ansiedad.
  3. Fatiga y falta de energía. Se genera una pérdida de energía y también invade el cansancio, la persona no tiene ganas de hacer nada.
  4. Eliminación de la capacidad de reacción sensible. Una persona con una depresión endógena no es capaz de interesarse o bien reaccionar con nada, con lo que no manifiesta sus emociones, todo le da lo mismo.
  5. Dolores y malestar. Acostumbran a ser persistentes y no se calman con ninguna medicación pues son somáticos.

La característica primordial de esta clase de trastorno es la pasividad, la carencia de disfrute y la carencia de reactividad.

  • Enlentecimiento físico como mental.
  • Nerviosismo y también irritabilidad.
  • Sentimientos de sofocación y culpabilidad.
  • Trastornos del sueño.
  • A veces aparecen pensamientos de suicidio.
  • Dolores y malestar general.

La depresión endógena: origen interno

Cuando pensamos en alguien deprimido en general nos viene a la cabeza alguien que, debido a un acontencimiento doloroso durante su vida o bien la carencia de refuerzo en diferentes dominios vitales, desarrolla un patrón de pensamiento y comportamiento negativo que provoca la aparición del trastorno depresivo.

Se trata de una consideración barajada por la mayoría de teorías que procuran explicar los orígenes de la depresión. Este no es el caso de la depresión endógena. Aunque es verdad que de manera indirecta los aspectos psicosociales van a afectar al estado mental del individuo, la persona con depresión melancólica no tiene una complejidad seria ni es por norma general poco reforzada.

Trastorno es de tipo biológico

En verdad, es usual que esta clase de individuos se hallen mal, mas no sepan ni tengan un porqué. Esto entro otros elementos hace que la persona se sienta culpable, cosa que empeora el estado del sujeto y en verdad es una característica usual de este subtipo de depresión.

La causa primordial de este trastorno es de tipo biológico. Ahora bien, con biológico no nos referimos a que sea producto de una enfermedad (cosa que en verdad haría que el diagnóstico no pudiera ser depresión), como infecciones o bien tumores.

El inconveniente se hallaría más bien a nivel de metabolismo cerebral, especulándose con la presencia de factores genéticos como causa del trastorno. De esta forma, de forma natural el encéfalo tendría inconvenientes en el momento de segregar o bien usar apropiadamente hormonas como la serotonina.

Tratamiento

La depresión endógena se acostumbra a tratar con psicoterapia y medicación, para regular a los neurotransmisores que bloquean la segregación de serotonina.

No obstante, muchos pacientes acostumbran a desamparar la medicación, con lo que es esencial estudiar cada caso y tratarlo de forma individual.

Ciertos estudios científicos han señalado que una buena red social, de amigos y familiares, puede tener efectos positivísimos en pacientes con una depresión endógena, pues suponen un beneficio mayor para nuestro organismo y nuestras neuronas, que cualquier fármaco.

Las personas que nos rodean pueden apoyarnos y asistirnos a desarrollar la inteligencia sensible y a regular nuestras emociones y comprender las del resto.

Este trastorno se acostumbra a tratar con psicoterapia y medicación. No obstante es esencial saber que hay que examinar cada situación individual para detallar el tratamiento conveniente.

Ambientes positivos

Los especialistas apuntan la relevancia de que el paciente se rodee de forma frecuente de amigos y seres queridos, ya puede tener efectos positivísimos en su estado anímico.

Tratando la depresión endógena

Las investigaciones han probado que los pacientes con esta clase de depresión presentan una buena contestación a tratamientos de tipo médico. Este hecho, al lado del menor efecto que acostumbra a tener el placebo en este género de depresiones, apoya la idea de que el inconveniente no es debido tanto a factores ambientales sino más bien internos.

El tratamiento de elección es el empleo de antidepresivos, siendo los tricíclicos los que semejan marchar mejor en el caso de la depresión endógena o bien melancólica.

Este género de antidepresivo se identifica por actuar inhibiendo la recaptación de serotonina y noradrenalina en el encéfalo, de una forma inespecífica y que afecta a otras hormonas como la dopamina.

Descargas eléctricas

Otro tratamiento que semeja tener una elevada eficiencia en la depresión endógena es la terapia electroconvulsiva, en la que se ponen una serie de electrodos en la cabeza del paciente para más tarde aplicar una serie de descargas eléctricas.

Eso sí, se trata de una intervención que nada ha de ver con las fuertes descargas eléctricas usadas en los centros siquiátricos hace décadas. Hoy día se usan descargas de bajísima intensidad, indoloras.

Esta terapia tiene una elevada eficiencia en la mejora de los síntomas depresivos. Se aplica en casos en que es precisa una contestación terapéutica veloz, como los que se asocian a una alta ideación suicida y depresiones con síntomas psicóticos, o como opción alternativa a la farmacología cuando este género de tratamiento no es suficientemente efectivo.

Pese a que de forma tradicional se ha visto como un género de terapia formidablemente aversiva, en la actualidad se efectúa con descargas de intensidad controlada y de forma indolora (puesto que de forma anterior se aplica anestesia general) y segura (son controlados y se observan sus incesantes vitales).

Por suerte con estos tratamientos gran parte de las personas con depresión endógena presentan un nivel de mejora elevado, teniendo en su mayor parte un elevado índice de restauración.



Psicología Transpersonal

Psicología Transpersonal

Psicología Transpersonal: Qué es y origen La Psicología Tranpersonal (asimismo famosa como orientación Transpersonal) es…

Metamizol

Metamizol

¿Qué es Metamizol? El metamizol es un analgésico y antipirético de venta con receta médica…

Psicoanálisis

Psicoanálisis

¿Qué es el Psicoanálisis? El psicoanálisis es la más popular de las teorías psicológicas. Su…

IMSERSO

IMSERSO 1

Imserso, qué es Son personas que cuidan de personas. Profesionales en dependencia, personas mayores (envejecimiento…