Psicoanálisis

¿Qué es el Psicoanálisis?

El psicoanálisis es la más popular de las teorías psicológicas. Su repercusión en la sociedad occidental ha sido enorme. Aun su léxico técnico se ha integrado en el habla coloquial; términos como opresión, complejo o bien inconsciente son de empleo frecuente en entornos distanciados del propio psicoanálisis.

El psicoanálisis se produjo fuera del laboratorio, en la práctica médica. El médico-psiquiatra austriaco vienés Sigmund Freud (mil ochocientos cincuenta y seis-mil novecientos treinta y nueve) fue su autor.

Freud observó con frecuencia que era inútil de tratar los inconvenientes que le presentaban sus pacientes valiéndose de los principios de diagnóstico de la temporada. La psiquiatría se caracterizaba en aquel momento por un elaborado sistema de clasificar los trastornos mentales.

Mas este sistema se limitaba a rotular a la gente, sin dar explicaciones muy contundentes de las causas de los trastornos ni administrar métodos eficientes de tratamiento.

Hipnosis y Psicoanálisis

Tras estudiar en Francia con Charcot, donde aprendió el empleo de la hipnosis como terapia, Freud retorna a Viena y, tras un periodo de cooperación con Breuer, desarrolla una nueva concepción psicológica a la que mismo llama psicoanálisis.

Con su nuevo aparato ideal, Freud procuró entender y explicar no solo el psiquismo humano, sino más bien asimismo el sentido último de la civilización y la cultura. Su contribución básica a la Sicología es el descubrimiento de los procesos inconscientes de la conducta.

Freud supuso que el humano se halla dirigido por impulsos, unos de tipo sexual y otros de carácter beligerante. La energía psíquica o bien libido tiende a la satisfacción de los impulsos de forma real o bien imaginaria (principio del placer), ajustándose a las posibilidades del planeta real (principio de la realidad). Ahora bien, esas tendencias chocan contra las reglas morales y sociales, con lo que los individuos tienden a refrenarlas, expulsándolas de la conciencia y relegándolas al inconsciente.

Desde allá, no obstante, esos deseos insatisfechos y las posibles heridas traumáticas del pasado influyen de forma notable en los actos siendo conscientes de los individuos. El enfrentamiento entre la libido y las represiones sociales activa los mecanismos de defensa (la opresión es el más esencial), dando sitio a conductas de todo género.

El individuo puede alterar su conducta a través del proceso de hacer conscientes y racionalizar los impulsos reprimidos que determinan su comportamiento.

Freud se preocupó de inconvenientes tanto de entendimiento como de tratamiento. Siendo médico, hizo poquísimo empleo de las técnicas y conceptos de la psicología científica. Se limitó, por de esta manera decirlo, al procedimiento de la observación natural, es decir, a observar cualquier cosa que pudiese acontecer en el curso del tratamiento de sus pacientes. Mas era un agudo observador. Realizó hipótesis y trató de probarlas al entrevistar y tratar a los pacientes.

Psicoanalisis

Empirismo y Psicoanálisis

En este sentido, era un empirista y algo experimentalista, si bien no hiciese ensayos sistemáticos. Siendo un escritor fecundo, ha influido mucho en el pensamiento de los siquiatras y psicólogo, en la literatura moderna e inclusive en el enorme público. Basándose en su experiencia, Freud desarrolló un procedimiento de tratamiento y una teoría de la personalidad. La palabra psicoanálisis se refiere primordialmente al procedimiento de tratamiento.

El foco central de este tratamiento es la asociación libre: el paciente asocia de manera libre, o bien piensa y afirma cualquier cosa que se le ocurra. El psicoanalista hace gran empleo de estas asociaciones libres para examinar las causas de las contrariedades del paciente.

La teoría de la personalidad se conoce como teoría freudiana o bien psicoanalítico. Se trata de una teoría elaborada, que destaca el papel de los motivos, frecuentemente ocultos y reprimidos tanto por el individuo como por la sociedad. La teoría de la personalidad de Freud, más que su procedimiento de tratamiento, tiene interés principal en psicología.

Contiene muchas aseveraciones no verificadas, mas de todas maneras es valiosa, pues ha estimulado investigaciones sistemáticas. En ciertos casos, las investigaciones han dado respaldo a las nociones de Freud: en otros, no.

Los psicólogos, por consiguiente, no están por completo conforme con la teoría. La consideran sencillamente como una guía deductivo para planear investigaciones sobre la naturaleza de la personalidad. Los psicólogos tienden a adoptar exactamente la misma actitud cara otras teorías de la personalidad que brotaron de la tradición psicoanalítica.

La separación conocida, entre mil novecientos once y mil novecientos doce, de Freud y sus seguidores, Alfred Adler y Cari Jung, dio origen a 2 escuelas contrincantes de pensamiento psicoanalítico.

La escuela de Jung se llama en ocasiones «escuela analítica», al tiempo que la de Adler acostumbra a llamarse “psicología individual”. La historia del movimiento psicoanalítico se dificulta aún más por los variables puntos de vista teóricos que mantuvo exactamente el mismo Freud y por las muchas teorías neofreudianas desarrolladas por otros más recientemente.

Los críticos con el psicoanálisis resaltan la poca base científica de muchas de sus teorías, si bien reconocen el acierto y la relevancia social de ciertas de sus concepciones y métodos terapéuticos.

Psicoanálisis clásico

El psicoanálisis de Freud es llamado a menudo «psicoanálisis clásico». Ha experimentado muchos cambios dentro del llamado «neofreudismo». Este es un freudismo metodológico, desarrollado por psiquiatras que han adoptado el psicoanálisis. Sus manifestaciones más «ortodoxas» se hallan en las colaboraciones del IntemationalJoumal ofPsychoanalysis. Contra este metodologismo se han dirigido, entre otros, Jacques Lacan y Daniel Lagache.

En sus obras, y en los trabajos publicados en La Psychanalyse (fundada por Lacan, a partir de 1956), se ha desarrollado lo que se ha conocido con los nombres de «psicoanálisis estructural» y «psicoanálisis estructuralista» -que algunos estiman un aspecto del psicoanálisis y otros del estructuralismo.

Tal psicoanálisis presta gran atención a la información proporcionada por el paciente en forma lingüística (que es la forma como el paciente «se revela» o «se oculta»). Lacan ha declarado que la estructura del inconsciente es la estructura del lenguaje.

La flexibilidad conceptual del psicoanálisis se manifiesta no sólo en las varias direcciones apuntadas antes y en las formas no freudianas del psicoanálisis existencia! y del psicoanálisis intelectual, sino también en la posibilidad de un psicoanálisis fundamentalmente no distinto del clásico, pero del cual se ha eliminado prácticamente toda la terminología freudiana.

Un ejemplo es la obra de Roy Schafer, A New Language for Psychoanalysis (1975), donde el autor propone lo que llama «un lenguaje de acción», esto es, un lenguaje del que queden eliminados todos los términos asociados con el psicoanálisis freudiano: energía, impulso, sublimación, ya que éstos términos tienen el inconveniente, según Schafer, de hacer suponer que existen las entidades nombradas.

Terapia Psicoanálisis

En lo referente a la dimensión terapéutica, sólo nos será posible suministrar unas pocas indicaciones, elementales y someras. Como señalamos anteriormente, el término Psychoanalyse aparece por primera vez, en alemán, en un escrito de 1896. Hasta entonces, Freud se había servido de varios otros, como «análisis», «análisis psíquico», «análisis psicológico» y «análisis hipnótico».

Según la definición que dio el mismo Freud, el psicoanálisis es un método terapéutico aplicado en el tratamiento de las neurosis. Se trata de un método rigurosamente «psicológico», que no recurre ni a fármacos ni a manipulaciones físicas, y que se funda exclusivamente en la relación personal entre el médico y el paciente («psicoterapia relacional»).

Neurosis significa «afección psicógena en la que los síntomas son la expresión simbólica de un conflicto psíquico, el cual tiene sus raíces en la historia infantil del sujeto y constituye un compromiso entre el deseo y la prohibición» (Laplanche y Pontalis).

Conflicto, en el lenguaje psicoanalítico, tiene un valor esencialmente intrapsíquico, y no debe confundirse con el stress, que concierne a la relación entre el sujeto y los factores externos. Las dificultades reales, los obstáculos concretos que encuentra un sujeto no dejan lugar para el conflicto, el cual solamente existe cuando el sujeto mismo debe escoger, por iniciativa propia, y bajo su plena y exclusiva responsabilidad, entre satisfacer o reprimir ciertas aspiraciones suyas.

Hay que decir, sin embargo, que en opinión de algunos psicoanalistas, el stress, aunque no equivale a conflicto, desempeña un importante papel en el desencadenamiento de éste. El conflicto neurótico es siempre inconsciente, y no debe identificarse con posibles conflictos psíquicos conscientes.

Terapia Psicoanálisis y sexualidad

Es un compromiso entre los impulsos del instinto (pulsión libidinal) y las funciones de control del sujeto (super-yo). Si la pulsión libidinal -al menos en la primera etapa de Freud- se reduce al instinto sexual, el conflicto concierne a la sexualidad en la medida en que ésta puede constituir un obstáculo para la adaptación del sujeto a la realidad.

Los conflictos son particularmente agudos en el caso del niño, el cual, además de disponer de escasos medios para satisfacer sus deseos, es incapaz, a causa de su relativamente escasa organización psíquica, de soportar las frustraciones. Para la curación de las neurosis se precisará reducir las exigencias del super-yo y satisfacer las pulsiones, dentro de los límites de un permanente respeto del principio de realidad.

Este resultado presupone que se hagan aflorar al nivel de la conciencia las pulsiones libidinales y/o las representaciones a ellas vinculadas, las cuales, por un procedimiento indicado con el término «represión», han sido confinadas en el inconsciente por efecto de una inhibición -acción, a su vez, inconsciente- que proviene del super-yo. Sin embargo, no basta con que el paciente llegue a darse cuenta de los conflictos a nivel meramente intelectual.

El paciente debe poder intuir por sí mismo, tanto como sea posible, la naturaleza de sus conflictos (la «comunicación» por parte del experto es insuficiente), pero el simple «reconocimiento» no equivale a liberación. La inhibición debe ser «sentida», «revivida», para que se haga posible vencerla.

Dicho de otro modo, debe tener lugar la «transferencia», actitud afectiva por la que el paciente reproduce, en sus relaciones con el terapeuta, las que durante su infancia vivió con los padres u otros parientes, tanto en sus aspectos «positivos» (amor, confianza, estimación … ) como en los «negativos» (odio, rebelión, desilusión…).

El paciente, en suma, debe proyectar sobre el terapeuta un conjunto de significados tales que la persona de éste acabe substituyendo a otra persona conocida con anterioridad, debe revivir situaciones conflictivas ya vividas en el pasado. El método clásico del que se sirve el analista para alcanzar dicho objetivo es el de la «interpretación».

Lo que ha sido expulsado de la conciencia y relegado en el inconsciente es indestructible y tiende continuamente a reaparecer en la conciencia por vías indirectas, mediante «derivados» más o menos irreconocibles, los cuales consisten en «formaciones de compromiso entre las representaciones expulsadas y las expulsoras» (Freud, 1896). Al analista incumbe la interpretación de estos derivados deformados por la censura.

Interpretación de los sueños

Obviamente, la tarea es menos ardua cuando la censura misma se hace menos atenta, como ocurre en el sueño o en ciertos momentos de relajamiento o de abandono. De ahí provienen las famosas técnicas de interpretación de los sueños, de las «libres asociaciones» (pensamientos expresados indiscriminadamente, ya sea de manera espontánea o a partir de elementos inductores), de los «lapsus» y de las «amnesias».

Por otra parte, las fuerzas expulsoras que han desplazado aquellas representaciones hacia el inconsciente no ceden con facilidad al acoso del análisis y organizan una «resistencia» para impedir el acceso al inconsciente; esta resistencia, qué Freud consideró, en un primer tiempo, un obstáculo para la labor terapéutica, aparece más tarde como un medio para llegar hasta las representaciones desplazadas y penetrar el secreto de la neurosis.

De manera semejante, también la transferencia fue percibida inicialmente como un obstáculo, por cuanto hace que el contenido de un estado emotivo traumatizante vivido en el pasado, en lugar de ser localizado en el tiempo y acompañado de las circunstancias accesorias, se asocie con un «nexo falso» a la persona del analista, creando un nuevo trauma y originando el probable rechazo de la prosecución del tratamiento; más tarde, por el contrario, se consideró la transferencia «un medio privilegiado, tanto para el sujeto como para el analista, de captar en caliente e in statu nascendi los elementos del conflicto infantil» (Laplanche y Pontalis), hasta tal punto que llegó a convertirse en el instrumento terapéutico más eficaz en manos del médico.

Psicoanalisis

Sigmund Freud libros

A lo largo de su vida, Freud escribió gran cantidad de obras, los principales libros de Sigmund Freud:

  • La interpretación de los sueños (1899), Psicopatología de la vida cotidiana (1901)
  • Tres ensayos sobre teoría sexual (1905)
  • Análisis de la fobia de un niño de cinco años (caso del pequeño Hans) (1909)
  • Tótem y tabú (1913), Para la historia del movimiento psicoanalítico (1914)
  • Consideraciones acerca de la guerra y la muerte (1915)
  • Metapsicología (1915), Introducción al psicoanálisis (1915-1917 y 1933)
  • Más allá del principio de placer (1920)
  • Psicología de las masas y análisis del Yo (1921)
  • El porvenir de una ilusión (1927)
  • El molestaren la cultura (1930)
  • ¿Porqué la guerra? (1933)
  • Compendio de psico-análisis (1938)

Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis: Documental


Te recomendamos leer: Estudiar Psicología en la UNED


Intervención social

Intervención social 1

Historia de la Intervención Social en España Para comprender cualquier concepto es necesario comprender la…

Metamizol

Metamizol

¿Qué es Metamizol? El metamizol es un analgésico y antipirético de venta con receta médica…

Servicios sociales

Servicios sociales 2

Los servicios sociales y La Constitución de 1978 La Constitución Española de 1978 no regulan…

Tristeza

Tristeza

¿Qué es la tristeza? La tristeza puede concebirse como una emoción, una reacción frente a…

Estado de bienestar

Estado de bienestar 6

El Estado de Bienestar Históricamente, el principal deber del Estado ha girado fundamentalmente en torno…

IMSERSO

IMSERSO 7

Imserso, qué es Son personas que cuidan de personas. Profesionales en dependencia, personas mayores (envejecimiento…